Precio del petróleo: camino de un nuevo ciclo

11/09/2018

Entorno Empresarial

petroleoLos precios del barril de Brent(1) han aumentado casi un 20% desde comienzos de 2018, más de un 75% desde su mínimo de 45 dólares en 2017, hasta sobrepasar los 80 dólares en mayo de 2018: su nivel más alto desde 2014. Este aumento se corresponde con el reequilibrio de los fundamentos del mercado de los hidrocarburos, pero también con los crecientes riesgos geopolíticos dentro de los países productores de petróleo.

El acuerdo de limitación de la producción entre los miembros de la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP)(2) y sus socios(3) (incluida Rusia, el mayor productor mundial), cuyo objetivo era acabar con una situación prolongada de exceso de oferta (que resultó en el colapso de los precios) finalmente dio sus frutos, después de unos resultados casi imperceptibles en los primeros seis meses de 2017.

Las existencias comerciales en los países de la OPEP descendieron(4), en abril de 2018, y por primera vez en cuatro años, por debajo de su promedio quinquenal, el objetivo establecido por el grupo OPEP+10.

 Inventarios comerciales de la OCDE (millones de barriles)COFACE_ BAROMETRE-SECOND-TRIMESTRE-VEN.inddLa consecución de este objetivo se vio facilitada, aunque de manera involuntaria, por el colapso de la producción en Venezuela, que atraviesa una crisis social, económica y política: si bien en el marco de este acuerdo el país debía reducir su producción en 95.000 barriles diarios, en abril de 2018, se producían 631.000 barriles menos respecto al nivel de referencia.

Producción de crudo (millones de barriles / día)

COFACE_ BAROMETRE-SECOND-TRIMESTRE-VEN.indd

El declive natural de las reservas explotables conocidas, también pesa sobre la producción de muchos países, particularmente en África (Argelia, Angola, Gabón, Guinea Ecuatorial). Si bien la incertidumbre política en Medio Oriente (Yemen, Iraq, Siria), ha sido un factor determinante ante el aumento de los precios en los últimos meses, fue la decisión de Donald Trump, de retirarse del Plan de Acción Mundial, más conocido como el Acuerdo Nuclear Iraní, lo que posibilitó superar el umbral de los 80 dólares. Esta decisión implica la reimposición de las sanciones que se habían levantado en el marco de este acuerdo firmado en 2015. El impacto en la producción de petróleo de uno de los principales productores del mundo podría, por tanto, reducir la oferta del oro negro en el mercado.

En 2011-12, cuando las sanciones fueron reforzadas por parte de Estados Unidos, la Unión Europea y las Naciones Unidas, la producción iraní se redujo en una media de 800.000 barriles por día, y las exportaciones a la mitad. La decisión de Estados Unidos, esta vez de carácter individual, no debería tener un impacto de la misma magnitud, pero en un mercado petrolero actualmente más restrictivo, una reducción estimada en un mínimo de 200.000 barriles diarios agravaría el riesgo de desabastecimiento. Al mismo tiempo, la recuperación sincronizada del crecimiento en los últimos trimestres ha alimentado el interés por el “oro negro” particularmente en Asia, donde en 2017, China se convirtió en el primer importador de crudo.

A pesar de algunos signos de desaceleración en la actividad global, el contexto económico relativamente sólido debería seguir estimulando la demanda, mientras que los fríos inviernos en Estados Unidos y Europa incrementan el consumo. El principal riesgo radica en que un aumento de los precios del petróleo destruya la demanda: en mayo, la Agencia Internacional de la Energía disminuyó (modestamente) su previsión de demanda para 2018 en respuesta al aumento ya observado.

No obstante, un retorno al barril a 100 dólares en la segunda mitad de 2018 parece prematuro. El continuo aumento de la producción en Estados Unidos, que podría convertirse en el productor de petróleo crudo más importante del mundo a finales de este año, (habiendo suplantado a Arabia Saudí a finales de 2017), debería proseguir. El pasado 31 de mayo, el aumento de la diferencia (la más amplia desde 2015), del precio entre el barril de Brent y el de West Texas Intermediate (este último más sensible a las evoluciones domésticas americanas), confirmó el efecto a la baja que podría representar un aumento semejante de la producción.

Fuera de Estados Unidos, la modesta flexibilización del acuerdo de la OPEP+ en su reunión semestral celebrada en junio, debería permitir a los países con una capacidad de producción suplementaria (Arabia Saudí, Rusia, EAU y especialmente Kuwait) compensar las caídas esperadas en Irán y Venezuela.

Eximidas del acuerdo debido a las disrupciones de 2016, Libia y Nigeria podrían igualmente continuar aumentando su producción en los próximos meses. Además, si bien el retorno de los inventarios a su promedio quinquenal indica una normalización en el mercado petrolero, el aumento del promedio de 240 millones de barriles en comparación con 2014 relativiza estos datos. Calculadas en días, las reservas de la OCDE, estimadas en 60,6 días, son igualmente superiores a los niveles anteriores al contra-shock del petróleo. Por otra parte, un escenario de oferta insuficiente en el mercado en los próximos meses, que resulte en un aumento de los precios por encima de los 100 dólares es poco probable. No obstante, debido a las evoluciones de los precios del petróleo en el primer trimestre de 2018 y de nuestra evaluación del mercado petrolero, Coface ha decidido aumentar su pronóstico para 2018 en una media de 75 dólares el barril. Representando un aumento de precio de 30% respecto a su precio medio en 2017 (54.79 dólares), este nivel de precios permitiría a muchos exportadores en los países del Golfo (Irak, Kuwait, EAU, Omán, Qatar) y de Asia Central (Azerbaiyán, Kazajistán, Turkmenistán, Uzbekistán) alcanzar, o al menos acercarse, a un equilibrio fiscal y exterior(5).

(1) El precio del barril de Brent, una mezcla de petróleo del Mar del Norte, es la referencia mundial.
(2) Algeria, Angola, Ecuador, Guinea Ecuatorial, Gabón, Irak, Irán, Kuwait, Libia, Nigeria, Qatar, Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Venezuela. Nigeria y Libia están eximidos del acuerdo debido a las conocidas disrupciones de la producción en 2016.
(3) Azerbaiyan, Bahrain, Brunei, Kazajistán, Malasia, México, Omán, Rusia, Sudán, Sudán del Sur.
(4) Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. La lista de países miembros se encuentra disponible en el siguiente enlace: http://www.oecd.org/fr/apropos/membresetpartenaires/liste-des-pays-de-l-ocde.htm
(5) Según los datos del FMI, el nivel medio de precio necesario para alcanzar el balance fiscal para los países de MENAP (Oriente Medio, África del Norte, Afganistán y Pakistán) y CCA (Asia Central y el Cáucaso) es de 71,5 dólares. La media para alcanzar el equilibrio externo es de 75,5 dólares.

 

Comments are closed.